LA ADOPCIÓN. GÁLATAS 4:5

Con este término se denomina el derecho filial alcanzado por los creyentes en Dios por medio de Cristo. Este término se refiere claramente a dos cosas principales;


1.- La relación que existe entre los creyentes y su Dios.
2.- Se refiere al derecho legal adquirido en esa salvación tan grande.

Dios otorgo por su gracia al hombre un derecho no merecido, el cual es, de nacer y adquirir naturaleza divina. La adopción bíblica se obtiene por nacimiento y no simplemente por practicar religión o por integrarse a la comunidad evangélica presumidamente esperanzado en ese derecho.

Este derecho es otorgado al creyente, previa aceptación del plan divino de redención en General y luego en particular. Decimos en general porque todo fiel, dará por aceptado lo que Dios programó para él en Cristo. Luego decimos en particular porque el creyente debe aceptar a Cristo como persona y recibirlo en su corazón como tal, como consecuencia de esta aceptación Dios lo constituye como hijo al creyente. Está aceptación tiene que hacerse en palabras confesándolo públicamente y pactando de esta manera definitivamente para nunca más separarse de él.

La adopción es prácticamente la constitución misma de la iglesia como cuerpo y esposa de Cristo. La adopción es la vivencia del creyente en la familia de Dios.

La adopción es el dosel de la gloria de la salvación. La adopción es abrigo, escondedero y sombra, contra el calor y contra el aguacero y turbión del pecado, de mundanalidad y del infierno, de esto la adopción nos libra. Nos libra además, de los juicios de Dios que se descargaran sobre la tierra contra la humanidad impenitente.

Por la adopción el creyente es constituido heredero de Dios. La adopción otorga los derechos legales que corresponden a su hijo nacido en casa. Según el apóstol Pablo, Dios no escatimó nada que no haya dado sus hijos en Cristo. La frase como no nos dará también con él, todas, las cosas, significa; que no ha reservado nada que no lo haya dado sus hijos. Pienso que las palabras del Apóstol Pablo deben tomarse al pie de la letra, porque aquí no hay simbolismo alguno y debe entenderse literalmente y no figurado. El hijo de Dios pasas a ser dueño y poderoso heredero del universo de Dios. La creación le pertenece por derecho, la creación con todas sus maravillas son suyas por derecho legal. Romanos 8:17. Gálatas 4:7. Romanos 8:32.

Los creyentes como hijos se sentarán junto a Cristo para juzgar al mundo y aun los ángeles tendrán que comparecer ante ellos como tribunal. I corintios 6:2,3.-

La adopción está en relación con la llaneza del Espíritu Santo. El bautismo del Espíritu Santo es el sello de la adopción, esta doctrina está enseñada por textos que la enseñan directamente y también en las parábolas de Cristo. Romanos 8:15,16. Gálatas 4:6. Efesios 1:13,14. Mateo 25:1-5.

La adopción y la justificación se logran en el cielo, así como el arrepentimiento, el nuevo nacimiento y la santificación se logran acá en la tierra por la obra del Espíritu Santo, como obras de milagros.

La justificación y la santidad son la base para la adopción. Sin estas dos, no hay adopción posible.

La adopción es la plataforma final de la plenitud en Dios. Es la plataforma de la glorificación plena en Cristo. ¿Puede acaso pedirse algo más que esto a Dios? ¿Queda alguna duda acerca de la bondad, generosidad y sinceridad de Dios hacía el hombre? Posiblemente hay mentes enfermas y morbosas que duden, pero el verdadero creyente, no puede albergar duda alguna. Romanos 4:20.

La adopción tiene relación directa con la imagen que llevan los salvados de su Señor y Salvador Jesucristo. Sin la imagen de Cristo sería esto imposible. Cristo asumió naturaleza y cuerpo humano para que sea posible la adopción de sus redimidos. Romanos 8:29.

La semejanza espiritual y estructura de personalidad entre el hombre y Dios, hizo posible esa adopción programada y otorgada a los fieles. Los fieles llevan una ideal estructura psicológica de Dios en ellos, que hace posible es adopción maravillosa. Debido a esa semejanza y copia espiritual de Dios en el hombre y a la imagen física, fue posible la adopción final de los redimidos. Salmos 17:15. Santiago 3:9. I Juan 3:2.

El término adopción en las escrituras, se aplica también a la salvación y al arrebatamiento de la iglesia en la segunda venida de Cristo. Romanos 8:23. Gálatas 4:4-6. Romanos 8:15.

En la adopción de hijo el creyente goza de una total y absoluta seguridad en Cristo a causa de la morada del Espíritu Santo en él. Romanos 8:15,16. El creyente goza de absoluta seguridad porque es propiedad de Dios I Corintios 3:23.

El creyente goza de absoluta seguridad a causa del sello del bautismo del Espíritu Santo en él. II Corintios 1:22. Efesios 1:13,14. 4:30.

En la adopción el creyente se encuentra poseyendo las grandes riquezas y tesoros y herencia inmarcesibles destinados para él en Cristo. I Pedro 1:4. Lucas en 2:32. Hebreos 11:6. II Timoteo 4:8.